EMOCIÓNATE

Hoy en día, en los tiempos que corren y con el estrés y quehaceres que ocupan la mayor parte de nuestro tiempo, no caemos en la cuenta de que somos seres emocionales, que nuestras sensaciones y emociones son las que nos hacen sentir vivos y conscientes de lo bonita que es la vida y el mundo que nos rodea.

Te animo a que, en la medida en que puedas, cada día, des un paso hacia la pasión, hacia la emoción, hacia el sentirte vivo, hacia que se te pongan los vellos de punta, hacia esa lágrima que va cayendo por tus mejillas cuando algo bello toca tu interior.

Escucha música que te emocione y haga que tu ritmo cardíaco se acelere, atrévete a hacer aquello que te da miedo un poquito cada día y sentirás cómo la adrenalina hace de las suyas, haz algo que te encante o apasione…en definitiva, haz algo que te haga sentir vivo.

Es triste cómo la televisión, las redes, y todo lo que nos rodea nos distrae y aparta de lo que es nuestra esencia, sentirnos humanos y vivos. A medida que vamos creciendo adquirimos “la seriedad propia de la edad”, descuidamos nuestra parcela de la emoción. Hemos de regarla al menos cada día, para sentirnos conectados con nuestro yo pasional.

Cada vez que te sientas bajo de ánimos, aburrido, impasible, ausente…acuérdate de este post, coge una canción alegre y emocionante y dale al play. Juega con aquellas herramientas que nos permiten cambiar nuestros estados de ánimo y sírvete de ellas para rebosar alegría.

¡Ánimo, a qué esperas!