Cuando eras pequeño, si eras delicado y sensible, eras una nenaza. “Un hombre no llora, un hombre no puede ser frágil”, decían.

Sólo las niñas eran las delicadas, sólo podían serlo ellas y tú no.

Menuda tontería.

Sé delicado, sé sensible, llora si es necesario, no te cortes en decir si algo te parece bello, si algo te emociona, no reprimas tus ganas de emocionarte por si puedas parecer una nenaza. ¿Por qué ibas a esconderlo, porque si no no eres un hombre?

Un hombre de verdad es auténtico, es verdadero, no tiene miedo a manifestar lo que siente y lo que le emociona, no tiene pudor a la hora de abrirse a alguien y dejar que los demás vean su interior. Aquellos “machos” que intentan hacer creer que no tienen debilidades y que no son unas “nenazas” no son más que cobardes que no quieren mostrarse al mundo tal y como son, humanos y auténticos, tienen miedo al juicio y a la crítica, no se mojan.

Cultiva tu delicadeza, tu sensibilidad, aprecia una puesta de sol bonita y coméntalo, emociónate con un paisaje atractivo, aprecia la belleza propia de una flor, ensalza una cualidad bella que alguien posea, entrega amor y sé fiel a ti mismo.

Recuérdalo, ser sensible no es sinónimo de debilidad. Ser sensible es sinónimo de fortaleza, de hombría y de autenticidad.

Si lo haces, serás más feliz y conseguirás disfrutar más de lo que te rodea y llegar más a los demás. Adelante.

Anuncios

Un comentario en “UN HOMBRE DE VERDAD ES SENSIBLE

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s