TU YO ESPIRITUAL

TU YO ESPIRITUAL

Aunque no lo creas, todos tenemos una parte espiritual, separada de nuestra existencia física, que trasciende más allá de la realidad que nos rodea.

Es esa parte animal, humana, es nuestra esencia, la cual no se puede explicar sino sentir.

Es esa sensación que, cuando la experimentas y la sientes, te eleva a lo más alto. Descubres un nuevo nivel de experimentación, de sensaciones, un nuevo tipo de vida.

Y es curioso porque, a pesar de que pensamos que acaba de surgir, siempre ha estado ahí. Dentro de nosotros. El día a día, la rutina, la televisión, las tecnologías, las discusiones, el miedo, las preocupaciones… Todos ellos nos alejan de nuestra esencia, de nuestro “yo” espiritual, de nuestro verdadero y único ser.

No dejes que lo externo te confunda, intenta centrarte en el ahora, vivir el presente alejado de todas esas distracciones que han hecho al ser humano un individuo trastornado, sin rumbo a veces, sin dirección, sin saber quién es.

Céntrate en el ahora, siéntelo, no pienses. Aprecia lo maravilloso de un cielo azul y luminoso, repleto de nubes esponjosas y agradables. O el verde de los árboles y cómo se contonean sus hojas. Siente ese movimiento. Siéntelo y no lo razones, te será familiar y experimentarás una conexión animal con ello.

Será entonces cuando, una sensación de plenitud y felicidad ocupe todo tu interior y fluya hacia fuera con fuerza y amor.

Enhorabuena, acabas de conocer a tu verdadero “yo”.